Crecimiento y pobreza

Crecimiento y pobreza

Durante las últimas décadas, Chile se ha caracterizado por sus resultados positivos en términos de crecimiento económico y reducción de la pobreza. Considerando esto, ¿Existirá alguna relación empírica causal entre ambos fenómenos? Esta pregunta puede resultar clave en la actualidad, pues en caso de entrar en recesión, los efectos nocivos en el crecimiento económico podrían afectar en mayor medida a la población con menores ingresos.

Figura 1. PIB per cápita y brecha de pobreza en Chile

Fuente: elaboración propia en base a datos del Banco Mundial.

 

En un artículo publicado en 2016[1], Škare y Pržiklas Družeta realizaron una revisión de la literatura relevante respecto de la relación entre crecimiento y pobreza. De los estudios revisados, la mayoría destaca una relación negativa entre ambas variables.

Por su parte, en un estudio más reciente, Fosu[2] estudió la relación entre crecimiento, desigualdad y pobreza, pero con especial énfasis en países en desarrollo. El autor encuentra que, en promedio, el crecimiento ha sido la principal fuerza tanto detrás de la disminución de la pobreza como del aumento de ésta. Sin embargo, destaca que en general altos niveles iniciales de desigualdad limitan la efectividad del crecimiento en la reducción de la pobreza.

Para el caso de Chile, Dante Contreras en 2001[3] estudió la evolución de la pobreza durante 1990 a 1996. En ese periodo, el crecimiento habría representado más del 85% de la reducción de la pobreza a nivel nacional según el modelo de descomposición de Datt-Ravillion.

Al parecer, hay razones para pensar que este año será difícil para todos, especialmente para los más vulnerables. Hay familias que sólo por la contracción del ciclo económico caerán en situación de pobreza. Según datos de la OCDE correspondientes al año 2018, el porcentaje de individuos que no eran pobres en ingresos, pero cuyos activos financieros líquidos no eran suficientes para mantenerlos al nivel de la línea de pobreza de ingresos durante al menos tres meses correspondía a 52,65% de la población.

En conclusión, es muy importante lo que este año hagamos para que la economía se desacelere lo menos posible para todos, pero los esfuerzos pueden ser insuficientes si no van de la mano con una política social potente, que se preocupe más que nunca de los más pobres y vulnerables en nuestro país.

 

Fuente: Contrafactual

Camilia Pesce
Economista FK Economics

 

 

 

[1] Škare, M. y Pržiklas Družeta, R. (2016). Poverty and Economic Growth: A Review. Technological and Economic Development of Economy, Vol. 22(1), pp. 156-175.

[2] Fosu, A. (2017). Growth, Inequality and Poverty Reduction in Developing Countries: Recent Global Evidence. Research in Economics, Vol. 71, pp. 306-336.

[3] Contreras, D. (2001). Economic Growth and Poverty Reduction by Region: Chile 1990-96. Development Policy Review, Vol. 19(3), pp. 291-302.