Category Archives: Blog

Prevención de fraudes y machine learning

En 2019, el 35% de las compras realizadas en Chile se hacían por e-commerce, un 30 – 40% mayor que en 2018 y una cifra en crecimiento cada año. Sin embargo, el escenario del Coronavirus generó un crecimiento y cambio de tendencia más profundo aún. Por ejemplo, de acuerdo a la cámara de comercio de Santiago, la última semana de marzo las ventas online aumentaron un 119% mientras que las ventas físicas disminuyeron un 41%.

Fuente: Cámara de Comercio de Santiago

Si es que el crecimiento sigue la tendencia exponencial que hemos visto en los últimos años, este año deberíamos observar ventas por más de USD 8.500 MM, sobre todo considerando que el comercio online ha aumentado anormalmente debido al Coronavirus y ya se han observado en marzo de este año crecimientos de 3 dígitos en empresas de vestuario, alimentación y tecnología.

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la Cámara de Comercio de Santiago

 

Si bien es cierto que el comercio online ha permitido contrarrestar en parte los efectos adversos de la pandemia y mantener el comercio con menos contacto y desplazamiento, también ha llevado a algunos defraudar con mayor facilidad.

2. Fraude en comercio electrónico
La principal fuente de fraude que podemos relacionar con el comercio electrónico es el fraude a los pagos con tarjetas de crédito. Sin embargo, las conductas fraudulentas se están volviendo cada vez más sofisticadas y los software maliciosos (“malware”) una vez que roban los datos personales pueden acceder a cuentas bancarias para hacer pagos fraudulentos. Entre las formas más comunes de realizar fraudes encontramos:

  • Robo de identidad: Consiste en la realización de transacciones utilizando los datos robados de otra persona.
  • Pishing: Consiste en técnicas informáticas que persiguen el engaño a una víctima ganándose su confianza para lograr que realice acciones que no debería realizar.
  • Pharming: Consiste en lograr redirigir a clientes hacia sitios fraudulentos y así robarles datos claves que luego pueden ser utilizados para cometer fraudes.
  • “Man-in-the-middle”: fraudes del tipo “intermediario” que actúa entre medio del cliente y el comercio o los bancos.
    Clonación de tarjetas en pagos con tarjetas o cajeros automáticos.
  • Fraudes “amistosos”: se realiza la compra con tarjeta de crédito y luego se inicia el proceso de cancelación. Luego los gastos son reembolsados, pero mantienen los bienes o servicios comprados.
  • Fraudes “limpios”: se requiere un mayor know-how tanto de los sistemas de detección de fraude como del comportamiento de compra de los clientes. Consiste en el robo de tarjetas de crédito pero que luego se utilizan con mucho cuidado de modo de que los movimientos no sean detectados como fraudulentos.
  • Así como los mencionados, existen muchas otras formas que se han reportado como estrategias de fraudes (ej. Fraude triangulado).

3. Fraude en Chile y Latinoamérica
En 2019, de acuerdo a la Subsecretaría de Prevención del Delito, los casos de Fraude de tarjetas llegaron a su máximo histórico aumentando un 45% con respecto a 2018, a una tasa cercana a los 5 puntos base, es decir, por cada $100.000 en transacciones, $50 equivalen a transacciones fraudulentas.

Por otra parte, según un reporte de fraudes en comercio electrónico (Global Fraud Report, Cybersource Visa 2019) indica que la tasa total de fraude en comercio electrónico en el mundo es del 1,6% y en Latinoamérica del 1,3%. Esta tasa incluye los distintos tipos de fraude que pueden afectar al comercio electrónico.

Medidas correctas

Como resultado de la pandemia, el FMI proyectó que la economía global enfrentará una fuerte contracción, -3% en 2020, mucho peor que la de 2009 (-1,67%). Asimismo, supone una recuperación del orden de 5,8% para 2021, si y solo si la pandemia se desvanece en la segunda mitad de 2020 y la economía se reactiva.

Para Chile el FMI también proyecta una caída (de -4,5%) que supera con creces la de 2009 (-1,6%). De ahí que sea urgente, adicional a los esfuerzos sanitarios, amortiguar lo más pronto posible el impacto en las personas, las empresas y el sistema financiero. Tenemos un mercado que pide a gritos ser reactivado. ¡No hagamos oídos sordos!

Si bien parece ser una buena noticia que el tamaño de los planes fiscales y monetarios que ha tomado Chile estén relativamente alineados con los de otros países (6,7% del PIB en Chile; 10,9% del PIB en EE.UU., y 3,3% del PIB en Nueva Zelanda), es imperante que las condiciones de acceso a esos recursos sean acordes al momento crítico que vivimos. Hoy más que nunca los procedimientos deben ser simples y expeditos.

Sabemos, y es evidente, que estas medidas dejarán a Chile con un nivel de endeudamiento muy superior al que proyectábamos el año pasado. Muchos se están preocupando de las eventuales crisis futuras que esto puede traer, pero pocos de que el peligro más grande lo estamos enfrentando hoy y las medidas tomadas parecen ser correctas para una crisis como esta, sin precedentes.

 

Por M. Valentina Konow
Socia y Economista
FK Economics

Fuente: La Segunda

El desempleo no termina con la crisis

Las crisis económicas más profundas suelen venir acompañadas de grandes olas de desempleo. En efecto, según los resultados informados por Cadem en el último tiempo, un 55% de los encuestados aseguró que ha sentido mucho o bastante temor de perder su empleo producto de la crisis[1]. Por su parte, en Estados Unidos las solicitudes de subsidio por desempleo se dispararon y alcanzaron los 6 millones[2].

Se podría pensar que este temor se debe a que producto de la falta de ingresos, las personas serán incapaces de pagar necesidades básicas en el corto plazo: arriendos, alimentos, entre diversas, otras cosas. Sin embargo, existen también consecuencias fundamentales en el largo plazo que pasan desapercibidas en un principio, las cuales se conocen como las “cicatrices” del desempleo.

Una de las cicatrices que provoca el desempleo tiene relación con la trayectoria de ingresos futuros. Utilizando datos de Reino Unido, Arulampalam (2001)[3] encuentra que las personas no solo sufren reducciones en sus ingresos durante los periodos de desempleo, sino que también se ven afectados cuándo buscan un nuevo empleo. Específicamente, el autor encuentra que un periodo de desempleo conlleva a una “multa” salarial de alrededor de 6% al reingresar a trabajar, y después de tres años, ganan un 14% menos en comparación con lo que habrían recibido en caso de no haber estado desempleados.

Por su parte, utilizando datos de la ciudad de Connecticut, Couch y Placzek (2010)[4] estimaron las pérdidas de ingreso de trabajadores que fueron afectados por un despido masivo. Sus resultados indican que las reducciones salariales alcanzaron inicialmente un 30%, y seis años después, un 15%.

Lamentablemente, los efectos de largo plazo del desempleo no solo se reflejan en menores remuneraciones, sino también en la probabilidad de mantenerse empleado durante los años siguientes. Schmillen y Umkehrer (2018)[5] utilizaron datos de empleadores y trabajadores en Alemania para investigar esta hipótesis. En el artículo indican que cada día adicional de desempleo durante los primeros ocho años en el mercado laboral aumentan en medio día el desempleo en los siguientes dieciséis años.

De la misma manera, pero utilizando datos de Noruega, Nilsen y Holm Reiso (2014)[6] siguen la trayectoria de trabajadores por diez años, a través de la cual encuentran que el desempleo tiene un efecto negativo en la permanencia posterior en el mercado laboral, aun cuando tienden a decrecer en el tiempo.

Contando con la evidencia anterior, y la alta probabilidad de que la crisis actual tenga efectos importantes en términos de desempleo (como ya se ha anticipado en países de Europa y Estados Unidos), resulta trágico pensar en las consecuencias en términos de remuneraciones y empleo que enfrentaran de forma posterior a la crisis los trabajadores más afectados y sus familias.

 

Por Camila Pesce
Economista FK Economics

Fuente: Contrafactual

 

 

[1] Información disponible en: https://www.cadem.cl/encuestas/plaza-publica-no-325-13-de-abril/

[2] Información disponible en el Diario Financiero: https://www.df.cl/noticias/internacional/economia/economia-de-eeuu-bajo-presion-maxima-solicitudes-de-subsidio-por/2020-04-02/085703.html

[3] Arulampalam, W. (2001). Is unemployment really scarring? Effects of unemployment experiences on wages. The Economic Journal, Vol. 111 (475), pp. 585-606.

[4] Couch, K. y Placzek, D. (2010). Earnings Losses of Displaced Workers Revisited. American Economic Review, Vol. 100 (1), pp. 572-589.

[5] Schmillen, A. y Umkehrer, M. (2018). The scars of youth: Effects of early‐career unemployment on future unemployment experience. International Labour Review, Vol. 156 (3-4), pp. 465-494.

[6] Nilsen, Ø. y Holm Reiso, K. (2014). Scarring Effects of Unemployment. IZA Discussion Papers, publicado en Nordic Economic Policy Review, Vol. 1, pp. 13-45.

Cicatrices

Cuando pensamos en crisis económicas, generalmente tenemos en mente los dramas que se generan durante su transcurso: el desempleo y como éste afecta los ingresos familiares, los aumentos en la pobreza y la indigencia, la angustia frente a la vulnerabilidad, emprendimientos y empresas que dejarán de existir, entre otros.

Sin embargo, también hay una dimensión de más largo plazo que a veces no vemos. Las crisis dejan verdaderas marcas o cicatrices en muchas dimensiones de la vida de las personas.

Por ejemplo, en relación al desempeño laboral, hay estudios que muestran que un trabajador desempleado después de tres años gana un 14% menos de lo que habría ganado si no hubiese pasado por un periodo de cesantía. Asimismo, específicamente para Chile, hay un estudio del Banco Central que muestra que quienes sufren desempleo inesperadamente tienen un impacto en salarios significativo en el largo plazo.

Otro grupo que sufre marcas en el largo plazo son los niños. Existe evidencia de que quienes crecen en hogares afectados por el desempleo (en periodos de crisis o no), tienen peor situación económica cuando son adultos en comparación con niños cuyos padres no sufrieron el desempleo. También existe evidencia para algunos países en los que las crisis han aumentado la mortalidad infantil por falta de recursos públicos en salud. Por si fuera poco, también hay evidencia de que puede aumentar la deserción escolar definitiva por el estrés financiero que sufren los hogares.

Estas marcas permanentes nos obligan a pensar más allá del corto plazo y más allá de la macroeconomía del país. No solo necesitamos gasto contra-cíclico para mitigar los efectos de la crisis y salir lo menos dañados posible. También necesitamos políticas sociales que vayan directo a la vena de las familias más vulnerables y que apunten a reducir los riesgos de sufrir daños irreversibles.

En efecto, se necesita, por ejemplo, reforzar esfuerzos de programas de empleabilidad y capacitación para aquellos que lamentablemente pierdan sus trabajos. También de ingresos transitorios en la medida de lo posible para dar algunas certezas, aunque sean pocas. Se requieren esfuerzos adicionales para reducir la deserción escolar de las familias más desesperadas por ingresos. Y respecto de los niños que insoslayablemente dejen el colegio, buscar las formas de que reingresen al sistema escolar.

Lo que viviremos los próximos meses será difícil para todos. Ojalá que las marcas que nos queden sean leves, casi imperceptibles. Y si tristemente quedan, que sirvan de aprendizaje y recordatorio para que siempre estemos preparados en materia fiscal y social para crisis tan inesperadas como la que enfrentamos.

 

Por Jorge Fantuzzi y Camila Pesce
economistas de FK Economics

 

Fuente: Latercera.com

FK Economics se posiciona entre los líderes de libre competencia en Chile

Inédita investigación identifica a los abogados, estudios jurídicos y economistas informantes involucrados en los procedimientos que se han visto en los últimos seis años en el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC).

FK Economics -empresa de consultoría económica y financiera que hoy luce una exitosa trayectoria en Latinoamérica bajo la dirección de sus socios Jorge Fantuzzi, Valentina Konow y Juan Pablo Philippi- se ubica entre los líderes en materia de Libre Competencia en Chile, según inédita investigación del Centro de Competencia (CeCo).

La Radiografía del Mercado Legal de Libre Competencia en Chile abarca el período 2014-2019 e identifica quiénes son los abogados y estudios jurídicos que más prestan asesoría en los diversos procedimientos que se han visto en dicho período en el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC).

El informe contiene un capítulo dedicado a los ‘economistas informantes’, es decir, profesionales y consultoras que elaboran informes para partes e intervinientes en procedimientos seguidos ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) en Chile, dado que por ley el TDLC debe considerar fundamentos económicos en sus sentencias. Este capítulo está liderado por Aldo González y Butelmann Consultores, cada uno con el 7,4% de los casos, y en tercer lugar está FK Economics con el 6% de los casos. Al desglosar por categorías, la de ´casos contensiosos´ es liderada por la consultora de Fantuzzi, Konow y Philippi con el 10,2% de los casos. “Como consultora dedicada al apoyo de análisis económico en diferentes tipos de controversias, nos enorgullece estar entre los líderes de Libre Competencia en Chile”, comenta Jorge Fantuzzi, socio de FK Economics.

Más información en Centro Competencia – UAI

Las medidas de FK Economics para la crisis

Medidas FK para la crisis

Algunas cifras para el contexto

Este miércoles 8 de abril, el gobierno anunció nuevas medidas económicas para proteger la actividad económica y los ingresos de las personas, cuyo costo ascendería a US$ 5.000 millones. Con respecto a la actividad económica, el nuevo paquete incluye un plan de garantías por hasta US$ 3.000 millones para movilizar el crédito para empresas con ventas anuales de hasta 1 millón de UF.

A partir del SII para el año 2018, es posible estimar que existen 1.007.503 empresas en Chile, de las cuales un 98,6% son catalogadas como Pequeña y Mediana Empresa (PYME). Éstas tienen a 4.152.366 trabajadores dependientes y venden, en su conjunto, aproximadamente 9.291 millones de dólares al mes[1].

Estimamos que producto del estallido social, al menos 15.000 PYME se vieron fuertemente afectadas, de hecho, la Multigremial Nacional de Emprendedores estimó que  la pérdida de empleos producto del estallido social llegaba a cerca de 50 mil trabajos.

Hoy son más las empresas que se ven afectadas por la paralización obligatoria de operación y/o ventas que trajo la pandemia de coronavirus.

Si bien nos parece que el paquete fiscal anunciado por el ministro Briones y las nuevas medidas económicas recién presentadas son relevantes y van en la línea correcta, nos parece fundamental seguir avanzando con más medidas que permitan mitigar los efectos que tendrá el virus en nuestra economía.

En esta línea, FK Economics propone las siguientes medidas:

  1. Transformar las garantías que hoy entregan FOGAPE y Fogaín en unas de fácil ejecución para el acreedor.

Según datos del Ministerio de Economía, la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) y Banco Estado, desde el 18 de octubre de 2019, Fogain y FOGAPE han garantizado 49.280 operaciones con un financiamiento por US$ 1.236 millones[2].

Sin embargo, hoy no vemos que quienes acceden a estos programas encuentren mucho mejores tasas ni tampoco se bajan considerablemente la exigencia de garantías reales. Muchas veces el deudor tiene que ir como aval con el 100% del crédito, con lo que el espíritu del programa se pierde.

Lo anterior es producto de que la garantía tiene problemas en su ejecución, por lo que los bancos no ven realmente reducido el riesgo operacional de otorgar el crédito.

Por lo tanto, aun cuando las nuevas medidas en torno a la actividad económica amplíen la magnitud y el alcance de FOGAPE, creemos que es necesario realizar cambios no solo en su obertura, si no que en su ejecución.

El objetivo de esta medida es el de bajar el riesgo operacional para los bancos y por ende que éstos sean más flexibles para otorgar créditos nuevos. En particular proponemos entregar un certificado de elegibilidad a aquella empresa que es sujeto de obtención de garantía estatal, de manera que cuando el acreedor tenga un siniestro, solo verifique esto y la garantía se pague sin mayores burocracias.

  1. Flexibilizar la participación de intermediarios financieros no bancarios a Fogape y Fogain.

Proponemos ampliar la oferta de acreedores que pueden acceder a FOGAPE y FOGAIN. Lo ideal es que existan incentivos para fondos de inversión, factoring, leasing u otros. Creemos que con esto se fomentaría la competencia y la agilidad para entregar estos créditos a las PYME.

  1. Contratos de impacto social

El gobierno ya anunció el uso de los primeros contratos de impacto social en Chile. Estos instrumentos involucran financiamiento de inversionistas privados a programas públicos. Si el programa tiene los resultados esperados, medidos rigurosamente, entonces el Estado paga la inversión y su retorno. La lógica es que el Estado sólo gasta en algunos programas públicos si éstos tienen resultados. Lo anterior implica una reducción del gasto público y social que puede ser utilizado para otros fines.

En el mundo funcionan actualmente más de 130 contratos de impacto social, los cuales afectan a más de 1, 5 millones de personas y que han levantado capital por más de 440 millones de dólares[3].

Proponemos el anuncio de una batería importante de programas sociales que sean pasados a la modalidad de contratos de impacto social.

  1. Fondos privados de inversión social

El Estado podría incentivar la constitución de fondos que inviertan en empresas que se vean complicadas por la crisis sanitaria. Nuestra propuesta es fomentar la constitución de fondos de inversión privados que tengan su foco en financiar a PYMES cuya operación se vio interrumpida o dificultada por el periodo de cuarentena. El incentivo será un aporte monetario a dichos fondos. A modo de ejemplo, el Estado entregará 20 pesos por cada 100 pesos de capital que financie el fondo.

Las condiciones para ser beneficiarios son que las inversiones de los fondos deben ser en PYMES, que el capital administrado debe ser invertido durante el año 2020 y que no podrán ejecutarse exits del fondo en un periodo de 3 años desde que se reciba el aporte estatal.

Los fondos de inversión podrán invertir a cambio de equity o a través de deuda convertible entregada en condiciones beneficiosas para las PYMES.

  1. Inversión en innovación

La innovación ayuda a las empresas a reinventarse y sobrevivir a las crisis[4]. Lamentablemente en periodos de baja actividad económica, los recursos para innovar escasean y las empresas invierten menos.

Según Paunov (2012), 1 de cada 4 empresas de los países analizados en Latinoamérica abandonó proyectos de inversión en respuesta a la crisis financiera. Sin embargo, empresas con acceso a financiamiento público tenían menos probabilidades de descontinuar estos proyectos[5].

Proponemos que los programas públicos de innovación o inversión tecnológica, que tengan evaluaciones de impacto que muestren resultados positivos, aumenten considerablemente su presupuesto para este año. En particular, celebramos la convocatoria reciente realizada por Corfo para financiar emprendimientos que quieran escalar la producción de ventiladores mecánicos durante la crisis sanitaria.

 

[1] Esto si se considera el valor del tipo de cambio de $830/dólar y un valor de la UF de 28.579, revisados el 26 de marzo de 2020 en la página web del Banco Central de Chile.

[2] Información disponible en: df.cl/noticias/economia-y-politica/macro/fogape-y-fogain-los-fondos-salvavidas-de-las-pyme-que-el-gobierno-busca/2020-04-07/110322.html

[3] Según información de Social Finance, disponible en: https://sibdatabase.socialfinance.org.uk/

[4] Así lo han encontrado estudios como: Lome et al. (2016), Archibugli et al. (2013), Antonioli et al. (2013), Sidorkin, O. y Srholec, M. (2014).

[5] Paunov, C. (2012). The global crisis and firms’ investments in innovation

Teletón, pandemia y seguros de salud

seguros de salud

En Chile diversas organizaciones se dedican a tratar enfermedades complejas, como la Teletón y Debra Chile, entre otras. Cabe preguntarse por qué deben existir este tipo de fundaciones si el sistema de financiamiento de prestaciones de salud (Fonasa e Isapre) debiese ser capaz de asegurar cobertura, independiente de la situación socioeconómica y de salud de una persona.

Ahora es el coronavirus el que releva la necesidad de un seguro de salud de cobertura amplia. La propuesta del Gobierno recoge consideraciones para Fonasa, pero en las isapres la solución es una incógnita. Una alternativa sería la entrada de aseguradoras de salud internacionales; varias ofrecen planes de igual o menor precio que nuestras isapres e incluyen enfermedades complejas y pandemias. El problema es que, dado el sistema chileno, acceder a ellos sería muy costoso, pues implicaría un costo extra al pago de 7% obligatorio que tenemos.

La propuesta es abrir el mercado a aseguradoras internacionales y dar la posibilidad de elegir dónde destinar el 7% de salud entre más (y mejores) actores. Es un gran desafío y puede parecer difícil, pero para miles de familias es muy urgente y necesario.

 

Fuente: Diario Financiero

Valentina Konow
Economista socia FK Economics

Crecimiento y pobreza

Crecimiento y pobreza

Durante las últimas décadas, Chile se ha caracterizado por sus resultados positivos en términos de crecimiento económico y reducción de la pobreza. Considerando esto, ¿Existirá alguna relación empírica causal entre ambos fenómenos? Esta pregunta puede resultar clave en la actualidad, pues en caso de entrar en recesión, los efectos nocivos en el crecimiento económico podrían afectar en mayor medida a la población con menores ingresos.

Figura 1. PIB per cápita y brecha de pobreza en Chile

Fuente: elaboración propia en base a datos del Banco Mundial.

 

En un artículo publicado en 2016[1], Škare y Pržiklas Družeta realizaron una revisión de la literatura relevante respecto de la relación entre crecimiento y pobreza. De los estudios revisados, la mayoría destaca una relación negativa entre ambas variables.

Por su parte, en un estudio más reciente, Fosu[2] estudió la relación entre crecimiento, desigualdad y pobreza, pero con especial énfasis en países en desarrollo. El autor encuentra que, en promedio, el crecimiento ha sido la principal fuerza tanto detrás de la disminución de la pobreza como del aumento de ésta. Sin embargo, destaca que en general altos niveles iniciales de desigualdad limitan la efectividad del crecimiento en la reducción de la pobreza.

Para el caso de Chile, Dante Contreras en 2001[3] estudió la evolución de la pobreza durante 1990 a 1996. En ese periodo, el crecimiento habría representado más del 85% de la reducción de la pobreza a nivel nacional según el modelo de descomposición de Datt-Ravillion.

Al parecer, hay razones para pensar que este año será difícil para todos, especialmente para los más vulnerables. Hay familias que sólo por la contracción del ciclo económico caerán en situación de pobreza. Según datos de la OCDE correspondientes al año 2018, el porcentaje de individuos que no eran pobres en ingresos, pero cuyos activos financieros líquidos no eran suficientes para mantenerlos al nivel de la línea de pobreza de ingresos durante al menos tres meses correspondía a 52,65% de la población.

En conclusión, es muy importante lo que este año hagamos para que la economía se desacelere lo menos posible para todos, pero los esfuerzos pueden ser insuficientes si no van de la mano con una política social potente, que se preocupe más que nunca de los más pobres y vulnerables en nuestro país.

 

Fuente: Contrafactual

Camilia Pesce
Economista FK Economics

 

 

 

[1] Škare, M. y Pržiklas Družeta, R. (2016). Poverty and Economic Growth: A Review. Technological and Economic Development of Economy, Vol. 22(1), pp. 156-175.

[2] Fosu, A. (2017). Growth, Inequality and Poverty Reduction in Developing Countries: Recent Global Evidence. Research in Economics, Vol. 71, pp. 306-336.

[3] Contreras, D. (2001). Economic Growth and Poverty Reduction by Region: Chile 1990-96. Development Policy Review, Vol. 19(3), pp. 291-302.

Modernización del mercado de contratación pública del MOP: la importancia de implementar el fallo del TDLC

MOP

“Las modificaciones al Reglamento de contratación de obras públicas transitarán por el camino pedregoso. En cambio, existe consenso entre todos los intervinientes, acerca de la incorporación de un mecanismo de resolución temprana de conflictos. El fallo del TDLC sugiere esperar los resultados de la aplicación del mecanismo en proyectos pilotos en curso desde aproximadamente hace un año”.

El impulso e implementación de políticas públicas en el sector infraestructura, normalmente transcurre por un camino lento y pedregoso, trazado por gobiernos de 4 años, solicitado a menudo por imprevistos de la naturaleza o la voluntad que alteran el orden de la toma de decisiones, y a veces sometido a excesivos cabildeos. Por ello, el reciente fallo del TDLC que sugiere al Presidente modificaciones al Registro de Contratistas del MOP, es una gran oportunidad.  Pero hay que implementarlo.

El fallo se refiere a materias que pueden ser agrupadas en dos ámbitos: Las que regulan la libre competencia en la licitación de contratos de obras, mediante modificaciones al Reglamento de contratación de obras públicas, y las que otorgan eficiencia y eficacia a la ejecución de los contratos, mediante la creación de un mecanismo de resolución temprana de conflictos.

A mi juicio, las modificaciones al Reglamento de contratación de obras públicas transitarán por el camino pedregoso. En cambio, existe consenso entre todos los intervinientes, acerca de la incorporación de un mecanismo de resolución temprana de conflictos. El fallo del TDLC sugiere esperar los resultados de la aplicación del mecanismo en proyectos pilotos en curso desde aproximadamente hace un año.

Sin embargo, ya existe experiencia obtenida en los 9 años de funcionamiento del Panel Técnico de Concesiones, con 30 contratos y 40 fallos de diversa naturaleza y envergadura, al amparo de su normativa. Dicha experiencia, sumada al aprendizaje teórico logrado por el MOP en los últimos años, mas la práctica de los proyectos pilotos, es suficiente.

Por otra parte, el perfil de la cartera de contratos de obras que administra el MOP cada año es conocido. Hoy los órdenes de magnitud bordean los US$ 2.200 millones anuales, distribuidos un 75% en la Dirección de Vialidad, un 10% en la DOH y el restante 15% en las otras direcciones ejecutoras. Son un total aproximado de 1000 contratos, de los cuales alrededor de un 5% consideran una inversión superior a $ 5000 millones, 20% mayor de $ 500 millones y un 75% menor de $ 500 millones de inversión.

Los factores organizacionales críticos de autoridad, jerarquía, coordinación e independencia son de diseño común. Y la justificación económica-social de la organización que se determine para el nuevo organismo de resolución de controversias aparece como holgada para un organismo pequeño, que intervendrá positivamente en la eficiencia directa del gasto de una fracción relevante de los US$ 2200 millones de inversión, e indirecta al liberar de recursos a la actual DGOP para su intervención en los recursos jerárquicos que seguirá gestionando en el resto de los contratos de obras.

Cabe señalar además, que la nueva organización, por sus rasgos de independencia y acompañamiento permanente, influirá positivamente no solo en la fase contractual de desarrollo de los contratos de obra, sino que también se transformará en un factor virtuoso en la fase precontractual de licitación y contratación, facilitando los análisis y decisiones que se tomen respecto de la implementación de modificaciones sugeridas en el fallo del TDLC.

La industria de la infraestructura pública tiene una responsabilidad y oportunidad que no debe dejar pasar, creando el nuevo mecanismo de solución temprana de controversias, que de comenzar funciones en 2021 será un factor positivo de cara a la recuperación del sector luego de la emergencia sanitaria.

 

Fuente: Estado Diario

Erwin Stagno
Consultor Externo de FK Economics.

Cóndores, pumas y economía

2En 2008 las ventas de L’Oreal aumentaron 5,3%(1) .En abril de 2009 en el Reino Unido las ventas de porotos en conserva aumentaron un 21,6% con respecto al mismo mes del año anterior.Ese mismo año fue posible observar una disminución en la tasa de divorcios en Estados Unidos.

Todos estos eventos, aparentemente sin relación alguna, tienen un factor en común: una crisis económica.

Durante la crisis sub prime las ventas de cosméticos aumentaron porque las mujeres compraron más maquillaje para ir a entrevistas de trabajo. Asimismo, las ventas de porotos aumentaron en Inglaterra porque algunos británicos compraron más bienes no perecibles y los estadounidenses no quisieron incurrir en costosos divorcios.

Según un artículo de Bloomberg del año 2010, existe una correlación de 82% entre la cantidad de basura de un país y la magnitud de su Producto Interno Bruto. Con esto no sería coincidencia que cuando el mundo espera una gran recesión sea posible encontrar los canales de Venecia limpios y la contaminación en China en mínimos históricos.

Tampoco sería casualidad que hoy las ventas de freezers y de videojuegos(2) hayan aumentado fuertemente. Ante la cuarentena, muchas personas buscaron una manera de almacenar una mayor cantidad de comida por más tiempo, mientras que otros prefirieron asegurar una forma entretenerse durante el aislamiento.

No sabemos cuáles serán los efectos en términos ambientales de esta crisis para Chile. Tampoco sabemos aún qué está ocurriendo con el precio de los porotos ni qué ocurrirá con las ventas de maquillaje. Sin embargo, el reciente avistaje de cóndores y pumas en el sector oriente de Santiago podría estar sugiriendo que vamos camino a la crisis económica más grande de las últimas décadas.

 

Por Valentina Konow
Socia y economista
FK Economics

 

 

(1)https://www.businessinsider.com/lipstick-effect-mating-pscyhology-2012-6
(2)https://www.nytimes.com/2020/03/21/business/coronavirus-freezers-sold-out.html
https://www.gamesindustry.biz/articles/2020-03-28-what-is-happening-with-video-game-sales-during-coronavirus