Category Archives: Blog

Efectos del confinamiento en la delincuencia

De acuerdo a un estudio realizado por FK Economics:

  • Se estima que las cuarentenas habrían reducido las tasas delictuales (denuncias y detenciones) en promedio en un 18,2%.
  • Los efectos de la cuarentena serían muy heterogéneos según tipo de delito, encontrándose algunos que han disminuido, otros que se han mantenido y algunos que incluso han incrementado durante la pandemia.
  • Las características que resultan relevantes para explicar la heterogeneidad son la movilidad de los delitos y el nivel de ingreso de las comunas.
    • Los delitos que necesitan mayor movilización disminuirían en 53,7% mientras que los crímenes que se realizan, en su mayoría, en la misma comuna disminuyen en un 27,2%.
    • Los resultados sugieren que en las comunas de altos ingresos, existiría una reducción de la delincuencia del 33,3%, mientras que en las comunas con mayor tasa de pobreza, el efecto del confinamiento se revertiría, provocando un aumento en la delincuencia del 14,1%.
  • Si bien la mayoría de los efectos son consistentes con lo esperado, hay casos en que la disminución resulta contraintuitiva, como ocurre con la disminución de los casos de violencia intrafamiliar que disminuyó en un 27% por las cuarentenas.

Accede al Confinamiento y delincuencia, FK Economics

Cheque en blanco constitucional

Por Jorge Fantuzzi, economista socio de FK Economics

Después de los resultados del plebiscito ronda la idea de que Chile no está polarizado, y que solo hay un par de comunas aisladas -donde ganó el Rechazo- que generan la ilusión de un país polarizado. Creo que esta conclusión es un error. No se puede concluir lo anterior a partir de la aplastante mayoría que votó a favor de modificar la Constitución. No sé si el país está o no polarizado, pero al menos es dable considerar que es más heterogéneo que la votación del plebiscito.

El casi 80% que obtuvo el apruebo es diverso. Por esta opción votaron personas de todos los colores políticos (también de derecha), que vieron que esta opción se adecuaba más a lo que quieren para el país, independiente de su sector político. Por ejemplo, alguien de derecha pudo haber votado por el Apruebo con la esperanza de que esta opción permita un diálogo constructivo que ayude a dejar atrás la violencia y el descontento. Basta ver que los representantes del oficialismo en diferentes partidos también estuvieron por el Apruebo.

Además, viendo los datos, se observan correlaciones entre abstención y preferencia por la derecha que permiten intuir que parte del electorado afín al oficialismo no habría votado en el plebiscito y sí podrían salir a votar por sus candidatos para que los representen en la Convención. Tal vez algunos se quedaron en sus casas porque sabían que la derrota era inminente, pero no se quedarán en la casa a la hora de elegir a sus representantes.

La diversidad que votó por el Apruebo es importante. Reconocer que la sociedad chilena tiene muchas preferencias tiene consecuencias estratégicas y prácticas. Estratégicas en la conformación de pactos, y prácticas en el debate de la nueva Constitución.

Más sobre VocesReforma a las pensiones, urgente y estructuralhace 36 minutosPodemos hacerlo bienHace 7 horasPandemia, ciencia y presupuesto: el necesario compromiso con ChileHace 8 horas
No es razonable pensar, por ejemplo, que la Convención tendrá un 80% de representantes de la izquierda y la centroizquierda. La derecha aparecerá en las preferencias de los ciudadanos y elegirán miembros de la convención -más allá del 20%. Lo anterior implicará que, durante el desarrollo de la Convención, esas preferencias también se verán reflejadas. Alcanzar los dos tercios requerirá negociación y acuerdos con la centroderecha.

Por otra parte, reconocer esta diversidad tiene consecuencias de corto y mediano plazo, aparte de la discusión constitucional. Sería un error pensar que el 80% del Apruebo le “pertenece” a algún sector de la centroizquierda (como algunos dan a entender). En el proceso de deliberación de las políticas públicas que urgen realizar, los parlamentarios tienen que entender que el 80% no votó a favor suyo, votó por cambiar la Constitución, que son dos cosas muy distintas. Lo mismo vale para la próxima elección presidencial. No cabe duda que ningún sector la tiene ganada, independiente de la elección del 25 de octubre pasado.

El mensaje es simple: es cierto que la victoria fue rotunda, pero eso no es un cheque en blanco para nadie y ninguna circunstancia. Necesariamente se tendrá que dialogar (lo que en mi opinión es bueno).

Ahora empieza el trabajo de verdad para los partidos. Deben, en primer lugar, conformar pactos competitivos y elegir buenos candidatos para la Convención. Asimismo, deben generar debate y proponer a la ciudadanía un modelo de Constitución y los contenidos que ésta debería tener. Y si no es mucho pedir, ojalá sean lo más constructivos posible en la elaboración de políticas públicas que nos permitan capear las nefastas consecuencias de la pandemia.

 

Fuente: Voces, La Tercera

Comentario al libro “Determinación del lucro cesante: una mirada económica”, de Jorge Fantuzzi y María Victoria Edwards

“…El hecho de que ambos autores hayan participado activamente en algunas de las contiendas más importantes en materia de avaluación de perjuicios del país sin duda ha contribuido a la calidad de este trabajo, que estamos seguros será muy bien recibido por jueces, ya sean ordinarios, especiales o arbitrales, abogados, economistas, estudiantes, así como los exponentes de otras disciplinas…”

Álvaro Ortúzar y Juan Sebastián Valdés
Como abogados, siempre nos ha parecido estimulante que profesionales de otras disciplinas analicen, a la luz de sus particulares conocimientos, instituciones que han estado tradicionalmente ligadas al Derecho. Lo anterior, debido a que en la mayoría de los casos estos análisis aportan ideas novedosas que vienen a desafiar nuestro conocimiento y entendimiento de dichas instituciones.

Por esta razón, nos parece particularmente importante el libro de los autores Jorge Fantuzzi y María Victoria Edwards, ya que es de aquellas obras que constituyen un aporte elogiable al estudio de un tema especialmente difícil de abordar.

En concreto, en este libro se analiza de una manera amena y didáctica, pero rigurosa, un tema respecto del cual si bien se ha escrito, como es el lucro cesante, ahora se hace desde una mirada nueva, ya que aborda este complejo asunto, desde el análisis de su determinación, con el auxilio de la economía, la estadística y las finanzas, disciplinas que, en general, son rehuidas por los abogados.

Sin lugar a dudas, a medida que las relaciones comerciales se complejizan y que las personas se ven expuestas a mayores riesgos de sufrir daños, producto de las acciones o actividades desarrolladas por otros, el tema de la determinación de los perjuicios originados por un eventual incumplimiento contractual o un hecho dañoso, se hace mucho más complejo.

Basta analizar los casos que actualmente se están ventilando ante distintos tribunales ordinarios, especiales o arbitrales, para constatar que la determinación del monto de los posibles perjuicios es, sino el más, uno de los asuntos intensamente debatidos y sobre el cual más actividad despliegan las partes.

Lo paradójico es que, a pesar del esfuerzo intelectual y pecuniario desplegado, muchas veces estos casos terminan siendo resueltos en base a informes técnicos o periciales, que en muchas oportunidades no son cabalmente entendidos por quienes los aportan al pleito, ni por el tribunal que hace confianza en los especialistas, ya que ni los unos ni los otros cuentan con las herramientas personales para hacer un análisis crítico adecuado de su contenido y conclusiones.

Es precisamente en esto donde podemos encontrar el principal valor de esta obra. A través de un lenguaje claro explica diversos conceptos que son particularmente complejos y nos muestra cómo la economía, la estadística y las finanzas nos entregan herramientas útiles para entender la lógica de la avaluación de perjuicios, en particular del lucro cesante, aprovechando, en el intertanto, de derribar ciertos mitos sobre la aplicación práctica de estas disciplinas en un asunto que siempre se ha entendido como eminentemente jurídico.

Así, los autores, después de un breve capítulo introductorio en el que explican el objetivo buscado con esta obra, en el segundo capítulo del libro entran de lleno y sin rodeos a intentar definir los conceptos de daño y lucro cesante, apoyándose para esto en algunos de los principales autores nacionales que han escrito en el último tiempo sobre la materia y analizan cuáles son los elementos que se deben considerar para realizar una estimación del lucro cesante, dentro de los cuales destacan la determinación del denominado escenario contrafactual, que es el escenario que habría ocurrido si no se hubiese producido la conducta que ocasionó el perjuicio, y el ejercicio mismo de la avaluación de los perjuicios, que se calcula estimando la diferencia entre el escenario real y el contrafactual.

En el tercer capítulo se adentran en el análisis de un aspecto clave, como es la diferencia entre causalidad y correlación, para terminar señalando que es precisamente gracias al desarrollo de herramientas estadísticas que permiten distinguir entre uno y otro concepto, que es posible encontrar efectos causales en el contexto de la avaluación de un lucro cesante.

En el cuarto capítulo, los autores abordan lo que constituye el corazón de su obra, y que se refiere a las principales metodologías o técnicas utilizadas para determinar el lucro cesante en un caso concreto. Así, los autores explican los métodos ‘Antes-Después’, ‘Diferencias en Diferencias’, ‘Mínimos Cuadrados Ordinarios’, ‘Variables Instrumentales’ y ‘Efectos Fijos’, junto que explicar sus ventajas y desventajas para cada tipo de casos.

En el capítulo quinto se definen y explican, en términos sencillos pero certeros, diversos conceptos económicos de gran utilidad, como los distintos tipos de costos que resulta importante considerar al calcular el lucro cesante en un caso concreto, así como también se explican los conceptos de intereses y valor presente y la diferencia entre los distintos tipos de tasas de interés.

En el capítulo sexto, los autores se refieren a los distintos mecanismos que se pueden utilizar para valorizar una empresa, diferenciando entre el Método de Flujos de Caja Descontados y el Método de Valoración por Múltiplos, presentando una comparación entre ambos.

En el capítulo séptimo, los autores entran a analizar un asunto particularmente discutido en nuestro derecho, como lo es la pérdida de una chance, haciéndose cargo de la discusión jurídica relativa a la procedencia de indemnizar por este concepto, y para el caso que se opte por la afirmativa, explicando distintas herramientas que se pueden utilizar para este objeto, como la Ley de Laplace, el Teorema de Bayes y la Probabilidad Estadística. Asimismo, explican las limitaciones de la estadística para ayudar a resolver estos casos.

En el capítulo octavo se analiza otro aspecto importante y discutido como lo es el Efecto Pass Through, que resulta particularmente importante en el análisis de perjuicios ocasionados por infracciones a la libre competencia.

Finalmente, en el capítulo noveno los autores cierran su obra destacando la importancia de que se reconozcan los puntos de encuentro entre Economía y Derecho y proclaman su deseo de que, con el tiempo, las herramientas descritas en el libro sean cada vez más utilizadas, reconociendo que ciertamente queda mucho por avanzar en estas materias.

No podemos cerrar estas breves palabras sin reconocer la calidad profesional de Jorge Fantuzzi y María Victoria Edwards, y destacar cómo esa calidad se refleja en este libro. El análisis de los diversos temas tratados y la capacidad de explicar temas complejos de manera sencilla es posible cuando los temas se conocen no solo teóricamente, sino en la práctica.

El hecho de que ambos autores hayan participado activamente en algunas de las contiendas más importantes en materia de avaluación de perjuicios del país sin duda ha contribuido a la calidad de este trabajo, que estamos seguros será muy bien recibido por jueces, ya sean ordinarios, especiales o arbitrales, abogados, economistas, estudiantes, así como los exponentes de otras disciplinas que quieran introducirse a este apasionante y desafiante tema.

* Álvaro Ortúzar Santa María y Juan Sebastián Valdés Rojas son socios de Ortúzar, Vergara y Boetsch.

 

Fuente: Mercurio Legal

Economistas locales no mueven por ahora sus estimaciones

Autonomía del Central y facultad presidencial en el tema del gasto serán otros temas en el debate.

Alineado con los escenarios macroeconómicos estuvieron los resultados del plebiscito, de acuerdo con los expertos consultados por DF.

‘El resultado no altera de gran forma el curso que estaba internalizado en estos datos’, dice el economista jefe de Bice Inversiones, Marco Correa.

Ante esto, para la variable de la inversión todos mantuvieron sus expectativas, que -en definitiva- dan cuenta de una caída para este año y de un alza en 2021. Lo que destacó el economista jefe de BCI Estudios, Sergio Lehmann, fue la alta participación, lo que -junto al proceso institucional- sustentan este camino ‘para abordar la crisis social’.

El subgerente de Estudios de Econsult, Mauricio Carrasco, estima que ‘la votación de los constituyentes entregará una señal mucho más clara respecto de cómo será llevado el proceso’, por lo que se debe tener presente cómo evoluciona ese paso en la ruta constitucional como también lo que ocurra con la ‘violencia’. Más cauto, el economista socio de FK Economics, Jorge Fantuzzi, pone el acento en los porcentajes obtenidos, ya que a su juicio hacen dudar sobre ‘cuánto del marco jurídico actual se va a mantener’.

Esto lo interpreta como que agrega una dosis de más incertidumbre para la inversión que ‘podría deprimirse respecto de lo presupuestado previo al plebiscito’. Esto, aun cuando la opción del ‘Apruebo’ estaba incorporada en las expectativas de mediano y largo plazo, aclara.

Un elemento que para Carrasco ya estaría reflejado en las expectativas del mercado, dado que la evidencia concluye que períodos de mayor inestabilidad política se asocian a un menor crecimiento.

Los temas que se vienen

Respecto a los temas institucionales que se abordarán en el debate, los cuatro economistas coinciden en que estarán el rol de Estado en diversas áreas de la economía, la autonomía del Banco Central y la facultad exclusiva del Presidente en materia presupuestaria.

‘Es importante señalar que una discusión al respecto de estos temas no implica que se harán cambios’, advierte Correa. Ante esto, Lehmann destaca la necesidad de lograr acuerdos en las distintas materias que se debatan, por lo que espera que lo que contega la nueva Carta Magna no exponga el equilibrio de las cuentas fiscales ‘o que conlleven compromisos que no puedan ser satisfechos’ ante demandas sociales.

Otro tema que formaría parte del debate, a juicio de Carrasco, es lo referente al derecho de propiedad ‘en áreas que han sido especialmente sensibles en el debate público como lo es el agua’.

‘Es muy importante transparentar que la Constitución no resolverá los problemas económicos como la desigualdad, oportunidades, pobreza’, acota Fantuzzi. Correa complementa que son las políticas públicas las que puede atacar a los problemas económicos en particular.

En este sentido, Carrasco expresa que la Constitución tiene más capacidad para aportar soluciones en cómo se organiza y funciona la política, y en cómo aquello puede mejorar los incentivos para generar acuerdos y canalizar las demandas de la ciudadanía.

 

Fuente: Diario Financiero

Pandemia: El riesgo del sistema financiero no ha desaparecido

Expertos concuerdan en que pese a haber resistido bien hasta ahora, el impacto sobre la banca ha sido significativo.

A diferencia de la crisis subprime de 2008/09, en la que los bancos eran la principal preocupación mundial, cuando la pandemia del coronavirus comenzó a golpear la economía no se veía riesgo en el sector. Las instituciones entraban bien capitalizados y ‘con buen pie’ a la peor crisis económica global desde la Gran Depresión. Pero ahora, cuando la crisis se prolonga más de lo esperado, aparecen rebrotes, empresas quiebran y familias no pueden pagar créditos, la presión vuelve. Los expertos no ven una inminente crisis financiera, pero advierten que el riesgo se mantiene y ven un debilitamiento del sector.

‘La crisis es profunda y su impacto en el sistema bancario ha sido significativo’, dice Valentina Konow, economista socia de FK Economics. ‘Pero las instituciones financieras y las autoridades están haciendo un gran trabajo para mitigar los riesgos’, agrega. Aunque esta buena reacción no elimina las amenazas.

La principal preocupación es que la crisis se prolongue y las empresas no puedan pagar los créditos que adquirieron. ‘La interrogante será el potencial impacto en morosidad finalizados los períodos de gracia y considerando la capacidad de recuperación económica del país’, advierte Ariel Koch, socio líder de Consultoría para la Industria Financiera de EY.

Este riesgo lo levantó el Banco Central (BC) en su Informe de Política Monetaria (IPoM) de septiembre. Advierte que es relevante prevenir que los niveles de capitalización y liquidez del sistema financiero se deterioren, ya sea por cambios regulatorios o por la capacidad de pago de hogares y empresas. ‘Si se diera una situación como ésta, el sector financiero podría no ser capaz de sostener el crecimiento del crédito, transformándose en un amplificador de la recesión’, dijo el BC.

Aún no se ve bien

La dificultad es que todavía no se tiene clara la profundidad de la crisis y su alcance en los propios bancos. ‘Mientras no aparezca alguna vacuna, la crisis sigue generando incertidumbre en hogares y empresas, afectando el riesgo en los créditos entregados por la banca’, dice José Luis Ruiz, académico de la U. de Chile.

El sistema financiera, además, enfrenta una disyuntiva: tienen presión política por entregar más créditos, pero deben seleccionar a quién entregarlos sin poner en riesgo la estabilidad del sistema. ‘Hasta ahora las reprogramaciones están de alguna forma nublando cuál es el riesgo’, dijo el presidente de la Comisión para el Mercado Financiero, Joaquín Cortez, a El Mercurio. Advirtió que las reprogramaciones no permiten ver el nivel de morosidad.

Pero no es lo único que invisibiliza. ‘Las empresas están postergando decisiones de reorganización o liquidación y es probable que una gran cantidad esté viviendo sus últimos meses antes de tomar decisiones drásticas’, dice Julio Riutort, director ejecutivo del Centro de Finanzas Empresariales de la UAI. Pero el panorama debiera aclararse en los próximos meses: ‘No veo mucho margen (de tiempo) para que tomen una decisión’, añade.

Medidas de contención

Ayer, Riutort participó en el seminario ‘Bancos Sólidos para la Recuperación Económica’, organizado por la UAI, donde se presentó un informe elaborado por el Center for Global Development y el BID. El informe concuerda en que la profunda recesión ‘puede causar problemas severos para los sistemas financieros’. Pero, dice que, a diferencia de otras crisis financieras, ‘puede ser un evento que se vaya desarrollando lentamente’, lo que da tiempo para medidas que prevengan una crisis profunda. Riutort, tras revisar ese informe, dice que es clave la transparencia para entender el nivel de préstamos y moratoria en los bancos. Cortez, en El Mercurio, agregó otras advertencias: que hagan provisiones y que los bancos sean conservadores en sus dividendos (ver recuadro).

Igal Magendzo, socio de Pacífico Research, agrega que el Banco Central podría apoyar al sector a través de la compra de bonos, y el Gobierno con garantías. Pero incluso si no hay crisis financiera y se aplican estas medidas, habrá un impacto. ‘Cuando hay contracciones económicas tan fuertes, tiene que haber algún efecto en los bancos’, dijo Cortez. Y concuerda Magendzo: ‘Lo más probable es que tengamos bancos más debilitados al salir de la crisis, peor capitalizados, con una cartera de clientes más deteriorada’, advierte. ‘Me preocupa cómo se va a normalizar el negocio bancario con menores depósitos y clientes más riesgosos’.

 

‘Mientras no aparezca vacuna, la crisis genera incertidumbre, afectando el riesgo en créditos’

José Luis Ruiz

FEN U. DE CHILE

‘La crisis es profunda y su impacto en el sistema bancario ha sido significativo’

Valentina Konow

FK ECONOMICS

‘La interrogante será el potencial impacto en morosidad finalizados los períodos de gracia’

Ariel Koch

EY

‘Lo más probable es que tengamos bancos más debilitados al salir de la crisis’

Igal Magendzo

PACÍFICO RESEARCH

‘Una gran cantidad de empresas podría estar viviendo sus últimos meses antes de tomar decisiones drásticas’

Julio Riutort

UAI

¿Dividendos en el mínimo legal?
La CMF y el Banco Central llamaron a que el pago de dividendos de los bancos se limitara al mínimo legal del 30%. ‘Todavía no dimensionamos el impacto. Es un momento para que estén bien capitalizados’, dice Julio Riutort, de la UAI. Algunos, como Santander, Security y Falabella, siguieron la sugerencia y recortaron dividendos para 2020, aunque Santander llamó a una junta de accionistas para ver si distribuyen el 30% de utilidades retenidas el 2019. Otros superaron el 30%: Itaú repartió 100% (pero el próximo no entregará), Banco de Chile 70% y Scotiabank 40%, pues lo definieron pre pandemia. El llamado se mantiene para el 2021.

 

Fuente: La Segunda

Economistas destacan necesidad de volver a levantar el crecimiento

Los expertos no se sorprendieron y esperan que otras clasificadoras repliquen la decisión.

Ni por el momento ni la magnitud sorprendió ayer a los economistas locales la decisión de Fitch Ratings de recortar un peldaño la nota soberana de Chile.

‘Esto estaba en lo probable, dado que la deuda de Chile ya la tenía en perspectiva negativa’, señala el expresidente del Banco Central, Vittorio Corbo. De hecho, agrega el economista senior de BCI Estudios, Antonio Moncado, ‘la rebaja ya estaba incorporada en los precios de mercado, por lo que el impacto en el costo de financiamiento es más bien menor’.

Los expertos esperan que los ajustes se repliquen ‘dada la situación fiscal actual y de crecimiento del PIB para los próximos años, sumado a que varias otras clasificadoras de riesgo mantienen una perspectiva negativa sobre su clasificación de Chile’, comenta la economista de Euroamérica, Martina Ogaz.

En este escenario estabilizar las finanzas públicas es clave: ‘La gran duda que tiene Fitch -en la que concuerdo- es la posibilidad de estabilizar la deuda a futuro’, advierte el académico y ex integrante del Consejo Fiscal, Luis Felipe Lagos.

Lo anterior, no sólo por los efectos que dejará el paso de la pandemia, sino que por la incertidumbre política que consigna Fitch a mediano plazo.

‘El principal desafío es que se genere consenso respecto de lo importante de resguardar las instituciones, que han sido pilares del desarrollo económico de nuestro país comparativamente con el resto de Latinoamérica’, señala la economista socia de FK Economics, Valentina Konow.

El camino que recomiendan los economistas consultados por DF para mejorar las cuentas fiscales lo centran en que el país logre iniciar una expansión de la economía. Es el crecimiento el que aporta más ingresos fiscales’, enfatiza García junto con advertir que abrir la puerta a una reforma tributaria sería la respuesta equivocada.

Un punto que refuerza Moncado, dado que ‘no es prudente’ plantearla en medio de la crisis.

Eso sí , agrega que ‘una vez superada, habrá que analizar con cuidado las medidas que se deban adoptar. Por lo pronto, deberían eliminarse exenciones tributarias injustificadas, que permitirían elevar de forma relevante la recaudación’. Un punto en el que coincide Lagos, ‘pero con cuidado. Por ejemplo, no me parece revisar la exención de IVA a salud y educación, pero sí el diésel y la renta presunta’.

A ello Ogaz agrega que si bien una reforma tributaria adquiere relevancia en el marco de que el Estado necesita recursos adicionales, el foco debería comenzar en el crecimiento de la economía, ‘que en los últimos años se ha ubicado bajo el potencial’.

‘Esto pone presión para revisar el gasto público y también el sistema tributario para reducir los déficits proyectados, para evitar medidas que sigan deteriorando las perspectivas de crecimiento’, agrega Corbo para evitar un mayor deterioro en la clasificación.

 

8,5% DEL PIB PROYECTA FITCH QUE SERÁ EL DÉFICIT FISCAL 2020

 

Fuente: Diario Financiero

No se ha equivocado el camino

SEÑOR DIRECTOR
En su reciente columna, Gonzalo Martner critica los programas de incentivo al empleo recién anunciados. Resumiendo, señala que el gobierno equivoca el canino con este programa porque como los subsidios son limitados, está por verse cuánto empleo generarán, porque una parte del subsidio solo será un regalo para las empresas que de todas maneras contratarían o reincorporarían a sus funciones a los trabajadores suspendidos, y porque un mecanismo más directo para crear empleo es ampliarlos programas de inversión pública regional o local.

Permítanme algunas reflexiones. Es cierto que estos subsidios no tienen la aptitud de crear todos los empleos que se necesitan. Otras medidas complementarias son necesarias, como la mencionada inversión pública -que también ha sido parte de los anuncios- o la liberación de las restricciones sanitarias cuando corresponda según el control de la pandemia. También creo que es cierto que algunas empresas recibirán los subsidios pese a que de todas maneras contratarían.

Sin embargo, todo lo anterior no significa que no ayude a fomentar el empleo y ayudara la reactivación. Hay empresas que están indecisas entre contratar o terminar con la suspensión temporal y no hacerlo. Estos subsidios pueden constituir el empujón necesario para que decidan hacerlo y más empleo se genere. A las empresas que no están en el margen de esa decisión, más que un regalo, estos subsidios serán útiles como capital de trabajo para retomar funciones. No es un “regalo” a cualquier empresa, es un aporte justamente a las empresas que están generando empleo y que con los subsidios pueden quedar mejor paradas para tratar de volver a una situación normal. O sea, está bien focalizado.

Personalmente, no creo que se haya equivocado el camino.

-Jorge Fantuzzi, Economista socio de FK Economics

Publicada en La Tercera

Mejora ánimo de los chilenos sobre economía de la mano de un octubre al alza

Economistas asumen recuperación gracias a las menores restricciones sanitarias

Una moderación del pesimismo sobre el futuro del país, de la mano de una mejora sobre la situación económica familiar, reflejó ayer la encuesta Plaza Pública de Cadem.

De acuerdo con la medición telefónica realizada entre el 1 y 2 de octubre, el 56% evalúa positivamente su situación económica, el nivel más alto desde el inicio de la pandemia. A ello se suma que el 44% se siente optimista acerca de las perspectivas de Chile, mientras que el 29% se mantiene pesimista.

La muestra de representatividad nacional -705 caso, con un margen de error de unos 3,4 puntos porcentuales al 95% de confianza-evidencia que se atenúa el desánimo. Ante la interrogante ‘Pensando en todos los aspectos políticos, económicos y sociales ¿usted cree que el país va por un buen camino o por un mal camino?’, un 36% se quedó con la la primer opción, convirtiéndose en el mayor porcentaje desde el momento del estallido de la crisis social en octubre.

En cuanto a la gestión del Presidente de la República, Sebastián Piñera, 24% aprueba, lo que significó un aumento de 2 puntos porcentuales en comparación con la semana anterior.

En específico sobre la conducción del madatario en lo referente al coronavirus, el 46% de la ciudadanía lo respalda.

Llegan mejores cifras

La mejoría del ánimo se da en un contexto en que las restricciones sanitarias han ido disminuyendo. De hecho, la Región Metropolitana quedó ayer libre de cuarentenas.

Ante ello, el gerente de Macroeconomía del Departamento de Estudios del Grupo Security, César Guzmán, ratifica que ese es el elemento que sustenta la recuperación de la actividad de la economía en el corto palzo. ‘El termómetro es el mes a mes. Para septiembre esperamos un alza entre 4% y 4,5%, mensual, mayor al 2,8% que hubo en agosto. Para octubre esta variación sería 3%’, anticipa. Ello dará como resultado una caída del PIB entre 6% y 5% este año, mientras que en 2021 el crecimiento sería de 6%, incluido el impulso externo que tendrá la producción local.

Determinante en el mejor octubre será la caída de 3,4% de hace un año. En un tono más moderado sobre lo que ocurrirá el próximo año está el subgerente de Estudios de Econsult, Mauricio Carrasco. Si bien coincide en el rango para este ejercicio, hacia 2021 proyecta una expansión de 4% a 5% y advierte sobre el efecto que tendrá el nivel de endeudamiento en desmedro de la inversión y el consumo.

Más cauta está la economista socia de FK Economics, Valentina Konow, que tiene la misma expectativa para 2020, pero declinó dar una estimación para el siguiente. ¿La razón? Además de lo que suceda con la contención del coronavirus, su atención está en los ejes que tendrá la discusión constitucional. Su visión es que el mercado ya tiene internalizado que ganará la opción ‘apruebo’, por lo que su termómetro está en ‘a quién estamos eligiendo para escribir (la nueva Constitución) y qué se quiere modificar’.

Fuente: Diario Financiero

Sebastián Edwards y Francisco Gallego conversan sobre el impacte económico del debate constitucional en Chile

Este jueves 08 de octubre, a las 18 horas, a través de la plataforma zoom, se reúnen los economistas Sebastián Edwards y Francisco Gallego, para conversar sobre “Claves Económicas en la Discusión Constitucional”.

Cuál es la relación entre provisión de los derechos sociales en la Constitución y el desarrollo de la economía, qué evidencias existen sobre el efecto de un proceso constitucional en el desempeño económico de un país, y a qué tipo de Constitución se debería apuntar, son algunas de las aristas que se abordarán junto a Francisco Gallego, Phd en Economía del MIT, profesor del Instituto de Economía de la PUC, Director científico de J-Pal en Latinoamérica e investigador asociado al Cliolab también en la PUC; y cuya agenda de investigación se centra en el estudio de desarrollo económico utilizando herramientas empíricas modernas; y Sebastián Edwards, PhD de la Universidad de Chicago y profesor de Economía en la UCLA y autor de numerosos artículos académicos y libros, cuyos intereses de investigación incluyen mercados emergentes, crisis monetarias, mercados de capitales, América Latina y política monetaria. Anteriormente, se desempeñó como Economista Jefe para América Latina en el Banco Mundial.

La iniciativa, organizada por la consultora FK Economics, estará liderada por sus economistas socios, Valentina Konow Vial y Jorge Fantuzzi y se realizará este jueves, a las 18 hrs. Será abierta al público, previa inscripción en https://fk.estadodiario.com/

Subsidios al empleo o cómo detener la bola de nieve

Señora Directora: Sabemos que el empleo será clave en la reactivación. Si se recupera rápido, se interrumpe la bola de nieve de malas cifras económicas y comienza un círculo virtuoso, en el que las familias vuelven a tener ingresos. Pueden volver a consumir, se reactiva la economía haciendo que las empresas necesiten contratar más trabajadores, y así sucesivamente.

Suena bien, pero es tremendamente difícil de lograr. Por eso es tan importante el anuncio de los subsidios al empleo. ¿En qué consisten? Son básicamente un subsidio a la contratación de nuevos trabajadores y un subsidio al regreso de trabajadores suspendidos. Los subsidios podrán ser cobrados hasta por seis meses y tiene un trato especial para trabajadores mujeres, jóvenes o con discapacidad. Lo que implícitamente está en el diseño de los subsidios es que una empresa que está indecisa entre retornar a sus trabajadores o tener que contratar a alguien para poder abrir sus puertas, el subsidio sirva como un ’empujón’ y la relación laboral se concrete.

Hay antecedentes empíricos para pensar que los subsidios al empleo pueden producir los efectos deseados, y este en particular presenta un diseño bien orientado. Lo fundamental es evaluar sus resultados para poder diseñar más (y tal vez diferentes) programas en los próximos años, en los que seguiremos viviendo las consecuencias de la pandemia.

JORGE FANTUZZI ECONOMISTA SOCIO DE FK ECONOMICS.

 

Publicada en Diario Financiero