Entrevista a Thomas Philippon – Contrafactual

A  continuación la entrevista realizada por Contrafactual al profesor de NYU Stern School of Business, Thomas Philippon, en la cual habla del poder de mercado y sus consecuencias

Una preocupación habitual sobre Chile es el grado de competencia entre empresas de diferentes industrias. ¿Qué tipo de implicaciones (macro) están relacionadas con la baja competencia? 

La baja competencia primero conduce a precios altos, por lo que los consumidores son los primeros en sufrir. Los siguientes son los trabajadores porque la baja competencia disminuye la demanda laboral. Finalmente, la baja competencia disminuye la inversión, lo que conduce a una menor productividad laboral y salarios más bajos. Con todo, entonces, la baja competencia conduce a bajos niveles de calidad de vida.

¿Existe un vínculo entre el poder de mercado y el poder político?

Sí. Los poderosos incumbentes luchan por proteger sus rentas, y parte de la lucha toma la forma de cabildeo político.

La concentración suele confundirse con el poder de mercado (y sus consecuencias negativas). ¿Hay algo que pueda considerarse como una «buena concentración»? Por ejemplo, la concentración podría aumentar, pero eso puede ser causado por el crecimiento de la productividad de los incumbentes. ¿Tenemos evidencia de casos de buena concentración? 

Sí, Walmart y Amazon (al menos en sus primeros años) fueron ejemplos de concentración impulsados por innovaciones que fueron beneficiosas para los consumidores.

En general, ¿qué ha pasado con el poder de mercado en el mundo?

Hay tres fuerzas principales. La primera es sobre el comercio global que aumenta la competencia. De hecho, en muchos países pequeños que no podrían sostener a varias grandes empresas, importar competencia del extranjero suele ser una buena idea. Pero el comercio es principalmente en bienes manufacturados, por lo que es una parte relativamente pequeña de la economía.

La segunda es sobre servicios domésticos. Allí depende principalmente de los mercados locales y los reguladores. En los Estados Unidos, han fracasado en los últimos 20 años en muchas industrias (telecomunicaciones, transportes, atención médica). En la UE han mejorado en su mayoría. En muchos países menos ricos también hemos visto mejoras.

La tercera es sobre el sector digital. Ese está altamente concentrado con EE.UU. y China, hogar de esencialmente todos los gigantes. Necesitamos limitar su poder, pero nadie sabe cómo hacerlo. Estados Unidos ni siquiera lo ha intentado todavía. La UE lo ha intentado, pero no con mucho éxito.

Si el poder de mercado es tan importante en muchos sentidos, ¿es posible medir los efectos de las políticas antimonopolio? ¿Es eficaz la libre competencia para prevenir o reducir el poder de mercado en una perspectiva macro? 

Las prácticas antimonopolio son una herramienta. Cuando es demasiado laxo se pueden ver las consecuencias negativas (por ejemplo, en los EE.UU.). Pero hay muchas otras herramientas, regulaciones, que deberían usarse para fomentar la competencia. El objetivo clave es reducir las barreras de entrada, asegurarse de que los mercados sean disputables.

¿Qué tipo de políticas antimonopolio son y no son útiles?

Obviamente buenos son la lucha contra los carteles y los abusos de los monopolios. Más difícil es tratar con jugadores dominantes que abusan de sus posiciones dominantes de muchas maneras al mismo tiempo: cada abuso puede ser pequeño, pero si los sumas es mucho daño. La defensa de la competencia no está bien equipada para tratar estos casos. La libre competencia es más fácil de usar caso por caso.

¿Podría ser útil limitar la propiedad común de las empresas para fomentar la competencia para en diferentes mercados, como en Israel?

Ese sigue siendo un tema controvertido. No hay duda de que la propiedad común puede disminuir potencialmente la competencia. La gran pregunta es si sucede en la práctica en un grado significativo.

Descargar resumen de la entrevista.