Pandemia: El riesgo del sistema financiero no ha desaparecido

Expertos concuerdan en que pese a haber resistido bien hasta ahora, el impacto sobre la banca ha sido significativo.

A diferencia de la crisis subprime de 2008/09, en la que los bancos eran la principal preocupación mundial, cuando la pandemia del coronavirus comenzó a golpear la economía no se veía riesgo en el sector. Las instituciones entraban bien capitalizados y ‘con buen pie’ a la peor crisis económica global desde la Gran Depresión. Pero ahora, cuando la crisis se prolonga más de lo esperado, aparecen rebrotes, empresas quiebran y familias no pueden pagar créditos, la presión vuelve. Los expertos no ven una inminente crisis financiera, pero advierten que el riesgo se mantiene y ven un debilitamiento del sector.

‘La crisis es profunda y su impacto en el sistema bancario ha sido significativo’, dice Valentina Konow, economista socia de FK Economics. ‘Pero las instituciones financieras y las autoridades están haciendo un gran trabajo para mitigar los riesgos’, agrega. Aunque esta buena reacción no elimina las amenazas.

La principal preocupación es que la crisis se prolongue y las empresas no puedan pagar los créditos que adquirieron. ‘La interrogante será el potencial impacto en morosidad finalizados los períodos de gracia y considerando la capacidad de recuperación económica del país’, advierte Ariel Koch, socio líder de Consultoría para la Industria Financiera de EY.

Este riesgo lo levantó el Banco Central (BC) en su Informe de Política Monetaria (IPoM) de septiembre. Advierte que es relevante prevenir que los niveles de capitalización y liquidez del sistema financiero se deterioren, ya sea por cambios regulatorios o por la capacidad de pago de hogares y empresas. ‘Si se diera una situación como ésta, el sector financiero podría no ser capaz de sostener el crecimiento del crédito, transformándose en un amplificador de la recesión’, dijo el BC.

Aún no se ve bien

La dificultad es que todavía no se tiene clara la profundidad de la crisis y su alcance en los propios bancos. ‘Mientras no aparezca alguna vacuna, la crisis sigue generando incertidumbre en hogares y empresas, afectando el riesgo en los créditos entregados por la banca’, dice José Luis Ruiz, académico de la U. de Chile.

El sistema financiera, además, enfrenta una disyuntiva: tienen presión política por entregar más créditos, pero deben seleccionar a quién entregarlos sin poner en riesgo la estabilidad del sistema. ‘Hasta ahora las reprogramaciones están de alguna forma nublando cuál es el riesgo’, dijo el presidente de la Comisión para el Mercado Financiero, Joaquín Cortez, a El Mercurio. Advirtió que las reprogramaciones no permiten ver el nivel de morosidad.

Pero no es lo único que invisibiliza. ‘Las empresas están postergando decisiones de reorganización o liquidación y es probable que una gran cantidad esté viviendo sus últimos meses antes de tomar decisiones drásticas’, dice Julio Riutort, director ejecutivo del Centro de Finanzas Empresariales de la UAI. Pero el panorama debiera aclararse en los próximos meses: ‘No veo mucho margen (de tiempo) para que tomen una decisión’, añade.

Medidas de contención

Ayer, Riutort participó en el seminario ‘Bancos Sólidos para la Recuperación Económica’, organizado por la UAI, donde se presentó un informe elaborado por el Center for Global Development y el BID. El informe concuerda en que la profunda recesión ‘puede causar problemas severos para los sistemas financieros’. Pero, dice que, a diferencia de otras crisis financieras, ‘puede ser un evento que se vaya desarrollando lentamente’, lo que da tiempo para medidas que prevengan una crisis profunda. Riutort, tras revisar ese informe, dice que es clave la transparencia para entender el nivel de préstamos y moratoria en los bancos. Cortez, en El Mercurio, agregó otras advertencias: que hagan provisiones y que los bancos sean conservadores en sus dividendos (ver recuadro).

Igal Magendzo, socio de Pacífico Research, agrega que el Banco Central podría apoyar al sector a través de la compra de bonos, y el Gobierno con garantías. Pero incluso si no hay crisis financiera y se aplican estas medidas, habrá un impacto. ‘Cuando hay contracciones económicas tan fuertes, tiene que haber algún efecto en los bancos’, dijo Cortez. Y concuerda Magendzo: ‘Lo más probable es que tengamos bancos más debilitados al salir de la crisis, peor capitalizados, con una cartera de clientes más deteriorada’, advierte. ‘Me preocupa cómo se va a normalizar el negocio bancario con menores depósitos y clientes más riesgosos’.

 

‘Mientras no aparezca vacuna, la crisis genera incertidumbre, afectando el riesgo en créditos’

José Luis Ruiz

FEN U. DE CHILE

‘La crisis es profunda y su impacto en el sistema bancario ha sido significativo’

Valentina Konow

FK ECONOMICS

‘La interrogante será el potencial impacto en morosidad finalizados los períodos de gracia’

Ariel Koch

EY

‘Lo más probable es que tengamos bancos más debilitados al salir de la crisis’

Igal Magendzo

PACÍFICO RESEARCH

‘Una gran cantidad de empresas podría estar viviendo sus últimos meses antes de tomar decisiones drásticas’

Julio Riutort

UAI

¿Dividendos en el mínimo legal?
La CMF y el Banco Central llamaron a que el pago de dividendos de los bancos se limitara al mínimo legal del 30%. ‘Todavía no dimensionamos el impacto. Es un momento para que estén bien capitalizados’, dice Julio Riutort, de la UAI. Algunos, como Santander, Security y Falabella, siguieron la sugerencia y recortaron dividendos para 2020, aunque Santander llamó a una junta de accionistas para ver si distribuyen el 30% de utilidades retenidas el 2019. Otros superaron el 30%: Itaú repartió 100% (pero el próximo no entregará), Banco de Chile 70% y Scotiabank 40%, pues lo definieron pre pandemia. El llamado se mantiene para el 2021.

 

Fuente: La Segunda