Impuesto a la riqueza: mala idea

Desde la oposición se ha propuesto un impuesto transitorio a la riqueza de 2,5% a todos quienes posean más de $22 millones de patrimonio, lo que permitiría recaudar 6.500 millones de dólares (cerca de 2,5% del PIB de Chile).

En el mundo, los impuestos a la riqueza han tenido resultados mixtos. Las principales críticas son que el impuesto tiene un alto costo de administración (que diluye sus beneficios) y genera movimiento de capitales hacia destinos, que no se encuentran gravados.

En Chile, hoy no existe un impuesto a la riqueza propiamente tal, sino que están el impuesto a la herencia (0,03% del PIB), contribuciones (0,6% del PIB) y a las transacciones financieras y de capital (0,22% del PIB), totalizando una recaudación de 0,85% del PIB . Adicionalmente, este año se creó el impuesto a las propiedades de alto valor (avaluadas en más de 200 millones de pesos) . Sin embargo, este sólo permitiría recaudar USD200 millones adicionales, es decir, 0,06% adicional.

Sin perjuicio de lo anterior, existe espacio para aumentar el impuesto a los inmuebles. Este impuesto sería más fácil de administrar y permitiría lograr un resultado similar al impuesto a la riqueza, propuesto por la oposición. Adicionalmente, este mayor impuesto sería permanente y no solo transitorio. En definitiva, los eventuales costos de administración y la posibilidad de que se genere una fuga de capitales, justo en el momento en que se debe reactivar la economía, la hacen una medida contraproducente en este período. ¡Mala idea!

VALENTINA KONOW ECONOMISTA SOCIA DE FK ECONOMICS-
Fuente: Diario Financiero