Economía se anima con el rebote: cae menos de lo esperado en julio y en agosto la baja sería de un dígito

La disminución del Imacec de 10,7% pareció reafirmar las perspectivas menos pesimistas para el año. Las cifras de caída que más se repiten para el PIB se ubican entre 5% y 6% ante reapertura y retiro de fondos del 10%.

Como una grata sorpresa recibió ayer el mercado la caída de 10,7% que registró el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) durante julio, comparado con igual mes de 2019, según lo informado por el Banco Central.

¿La razón? El consenso esperaba un descenso de 12% -sólo algo por debajo de lo observado en junio-, el que fue contrarrestado por una nueva alza -esta vez de 1,4%- del Imacec minero. Esto permitió neutralizar el descenso de 12% del resto de los rubros, entre los sobresalieron como los más afectados los servicios y la construcción, y, en menor medida, el comercio y la industria manufacturera.

Este rebote, según el mercado, seguiría en agosto, cuando el tropezón de la economía se acotaría a un dígito. Esto ocurre desde marzo. ‘Se espera un resultado mejor al de julio, por cuanto en agosto hubo un mayor número de comunas que pasaron a etapa de transición, e incluso avanzaron a etapa 3’, señaló el economista de LyD, Felipe Berger, quien estima una baja de 6,2%.

Además, la serie desestacionalizada del Imacec creció 1,7% frente a junio, lo que a juicio del gerente de Macroeconomía de Inversiones Security, César Guzmán, es clave: ‘Esperamos crecimientos mes a mes, eso es lo más relevante’.

En Scotiabank prevén una ‘impresionante’ expansión mensual desestacionalizada entre 6% y 8%, lo que respondería a la paulatina eliminación de las restricciones a la movilidad y al shock de corto plazo por el retiro de fondos de las AFP.

En este contexto, la economista socia de FK Economics, Valentina Konow, manifestó que el dato de julio ‘nos da razones para tener esperanzas de mejores cifras para agosto’, período en que la construcción y comercio liderarán el crecimiento ‘en la medida que puedan volver a trabajar con fuerza porque disminuyeron los contagios’.

¿Y el año?

En un tono más moderado, la economista de Euromerica, Martina Ogaz, quien espera que en agosto el Imacec caiga en torno al 11%, advirtió que aun cuando modificó su perspectiva para el tercer trimestre, la visión del año no cambia y reiteró su rango de contracción entre 7%y 6%.

En la misma dirección mantuvieron sus expectativas del PIB para 2020 el economista jefe de BCI Estudios Sergio Lehmann (en -5,6%) y su par, Pablo Cruz , de BTG Pactual Chile (entre -6% y 5%), dado que en sus escenarios ya tenían contemplado el efecto del desconfinamiento. En la misma tónica, FK Economics ratificó la baja para el año entre 7% y 6,5%. En tanto, Scotiabank y LyD, modificó ‘levemente’ su proyección para el Producto en 2020. El primero lo hizo desde el rango de -7,5% y -5,5% a uno de -5% y -6%, mientras que el segundo lo situó en -5,2%.

Mismo escenario que maneja el economista jefe de STF Capital, Sergio Godoy: ‘Nuestra proyección ya considera los factores expansivos que están ocurriendo’, comentó en un su informe a clientes.

¿Se desinfla la minería?

A juicio de Guzmán -quien maneja la estimación menos pesimista para el PIB del año (-5%)-, el alza del Imacec no minero es un reflejo del impulso internacional que está favoreciendo a una economía pequeña y abierta como la chilena: ‘Otro gallo nos cantaría si estuviésemos con un dólar apreciándose y un precio del cobre de US$ 1,5. El hecho de que en los últimos meses haya llegado a niveles de US$ 3 ayuda’, comentó. Eso sí, mensualmente el indicador ha ido disminuyendo el ritmo. En julio desestacionalizado repuntó 0,9%, lo que fue menor al registrado en junio (1,1%).

Tanto el presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, como su par de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Diego Hernández, destacaron que si bien el sector ha contribuido a atenuar la caída general para el resto del año, coinciden en que probablemente el PIB sectorial registre un crecimiento nulo para fines de 2020.

‘Proyectamos, en principio, una leve caída en la producción’, advirtió Hernández, agregando que el ‘comportamiento modesto de la minería’ durante el tercer trimestre se moderaría aún más en los últimos tres meses del año.

Villarino, por su parte, aseguró que ‘la minería seguirá manteniendo sus altos estándares y el compromiso con la salud de sus trabajadores para continuar operando, tal como lo hizo durante la cuarentenas’.