Con un estudio de 36 hojas y cientos de insultos en su contra: Sampaoli pone a Twitter como su aliado en la millonaria guerra que sostiene con la ANFP

La defensa del exseleccionador y de sus colaboradores más cercanos, Sebastián Beccacece y Jorge Desio, recurre al impacto que produjo la demanda que interpuso el organismo en su contra. El informe en cuestión abarcó posteos entre 2012 y 2021, con especial énfasis en la vinculación con Sergio Jadue.

Fuente: La Tercera

Jorge Sampaoli dejó la Selección el 18 de enero de 2016. Atrás quedaba una relación fructífera en lo deportivo. La clasificación al Mundial de Brasil 2014 y, principalmente, la obtención de la Copa América del año siguiente, habían perpetuado el nombre del casildense en la historia del fútbol nacional. Por esos días, sin embargo, la relación estaba rota. Ya no se hablaba de logros. Ni siquiera de la imagen deportiva que había dejado la Roja. Sobre la mesa estaban la incomodidad del entrenador por un ambiente que consideraba hostil y un acuerdo económico para salir de un país que había cambiado las muestras de afecto por el rechazo. Al estratega también le impactaba la caída en desgracia de Sergio Jadue. El extimonel del fútbol chileno fue clave para que asumiera la Roja en reemplazo de Claudio Borghi.

La disputa continuó. El 3 de febrero del mismo año, la ANFP presentó una querella por distintos hechos “en contra de quienes resulten responsables”, pero señalando la participación en esos actos de Jadue. En la acción legal se incluyeron menciones a Sampaoli y su cuerpo técnico. El 18 de diciembre de 2018, Sampaoli, Beccacece y Desio fueron sobreseídos de los hechos imputados por la ANFP.

Desde ese día, quienes fueron conductores de la Selección pasaron a la carga. El 30 de agosto de 2019 demandaron a la ANFP por diversos conceptos. En principio, por el cumplimiento forzado de contrato con indemnización e indemnización de perjuicios, aunque lo más oneroso estaba en otra consideración. Sampaoli y los suyos reclamaban $ 700 millones cada uno por daño moral. “Consistente en daño de la imagen y a la honra, el verse vinculados injustamente a una persona completamente desprestigiada como el señor Jadue, verse en la necesidad de enfrentar una investigación criminal vinculada a hechos gravísimos, estar permanentemente dando explicaciones a eventuales empleadores lo que ha afectado incluso el desarrollo profesional de las víctimas de este acto injusto”, consignaban.

Además, pedían otros $ 100 millones, otra vez para cada uno de los involucrados. “Daño emergente, consistente en gastos y costos que se debió asumir como consecuencia de la querella deducida por la ANFP”, acusan. La otra parte corresponde a los impuestos pendientes de reembolso. “Esta parte del acuerdo no fue cumplida cabalmente por la ANFP, ya que solo pagó parte de los impuestos girados, no reembolsando hasta la fecha la mayor parte de esos impuestos, pagados directamente por los señores Sampaoli, Beccacece y Desio, y que la ANFP debía reembolsarles”, consignaba la presentación.

“El trato de la Federación a todo el cuerpo técnico, inclusive a un montón de futbolistas, fue ridículo. Nosotros solo acompañamos a un grupo que logró muchas cosas. Entiendo que a la cultura de Chile le cuesta un poquito la aceptación de los ganadores, y esta generación dio muchísimas alegrías. Me quedé contrariado con eso que no valoraron”, declaró el casildense este martes, en ADN. “El juicio está relacionado a que la Federación no pagó impuestos en nuestros trabajos y nosotros tuvimos que hacernos cargo de eso. Otro mal agradecimiento, porque nos tuvimos que hacer cargo de impuestos que no nos correspondían”, agregó.

Twitter en el centro

En lo medular, para acreditar el desprestigio, la defensa de los entrenadores puso a disposición del tribunal que está viendo la causa un pormenorizado informe de naturaleza económica. “Análisis del impacto que tuvo la querella iniciada por la ANFP en contra de Jorge Sampaoli, y su cuerpo técnico, señores Sebastián Beccacece y Jorge Desio respecto a la opinión pública y la honra de los involucrados”, preparado por FK Economics y suscrito por don Jorge Fantuzzi Majlis”, consigna la presentación realizada al Primer Juzgado Civil de Santiago.

“El presente documento busca determinar la existencia de una asociación entre la querella presentada por la ANFP en contra de los miembros del ex cuerpo técnico de la Selección Nacional de Fútbol de Chile, los señores Jorge Luis Sampaoli, Sebastián Andrés Beccacece y Jorge Alberto Desio (en adelante, ‘los demandantes’ o ‘cuerpo técnico’), y un eventual daño a su honra”, consigna la introducción. “Los demandantes señalan que fueron incluidos de manera precipitada e infundada en una querella con publicidad en contra de directivos pasados de la ANFP. Señalan que esta querella tuvo repercusión nacional, afectando gravemente su honra, lo que les habría causado perjuicios de distinta naturaleza. Posteriormente, los demandantes fueron sobreseídos definitivamente de los hechos imputados en la querella, porque los hechos investigados no eran constitutivos de delito”, sostiene el documento al que accedió El Deportivo.

Luego, se aportan datos concretos. “Para cumplir con este objetivo, se descargaron todas las publicaciones de Twitter que mencionaron al señor Sampaoli entre octubre de 2012 y enero de 2021, pues de los tres demandantes, el ex director técnico era el más conocido por la opinión pública y en quién se enfocaron los titulares de prensa y los comentarios emitidos en el período, afectando a todo el cuerpo técnico”, sostiene.

“El día de la querella (3 de febrero de 2016) fue uno de los días con mayor concentración de negatividad y menor positividad dentro del período en estudio”, enfatiza, antes de entrar en el desglose. “En primer lugar, porcentaje de tweets negativos llegó a cerca de un 30% del total y los positivos fueron prácticamente un 0%, cuando lo usual era que los negativos sean cercanos al 20% y los positivos al 10%”, describe. “Se generaron más de 25 tweets negativos por cada tweet positivo, mientras que el promedio del resto del período la ratio fue de entre 5 y 10″, añade.

Se evidencia que posterior a la querella la ratio de tweets negativos sobre positivos tuvo un cambio de tendencia, aumentando en promedio en magnitud (+59%) y volatilidad (+121%), lo que respalda la tesis de que ésta tuvo un impacto negativo sobre la imagen pública de los demandantes, incluso en fechas posteriores a la querella”, expone.

Hay más antecedentes. El siguiente punto aborda otra información específica. “En la misma línea, en la fecha de la querella se produjo un incremento importante de publicaciones con alusión negativa a la honra. El análisis sugiere que en esa fecha se habrían duplicado las publicaciones de este tipo respecto del promedio histórico. Además, se verificó que el contenido de estas publicaciones atribuía un carácter delictual al actuar de los demandantes”, establece.

El tercero vincula a Jadue como variable. “Finalmente, se evidencia una vinculación importante entre el cuerpo técnico y Sergio Jadue. En particular, ‘Jadue’ fue la palabra más mencionada en los tweets que aludieron al cuerpo técnico en el período de la querella. Además, en el resto de las palabras frecuentes del período prevalece un carácter negativo y alusión a la honra”, detalla.

La tesis

Con esos datos a la vista, la defensa de Sampaoli y sus colaboradores llega a la convicción de que hubo un efecto dañino para la imagen de sus clientes, propiciado por la ANFP. “Los resultados del estudio sugieren la existencia de una asociación importante entre la presentación de la querella y una imagen muy negativa del cuerpo técnico para la opinión pública en Chile, destacándose una mayor negatividad y una fuerte alusión lesiva a la honra de los demandantes, con contenido asociado a la querella”, postula.

“En particular, se identifica que en el período inmediatamente posterior a la querella se concentra uno de los momentos con mayor porcentaje de negatividad y menor porcentaje de positividad en las publicaciones de Twitter emitidas en el período, pero más relevante aún, en este momento se observa la mayor ratio de tweets negativos sobre tweets positivos y se identifica un cambio de tendencia en la magnitud y volatilidad de la negatividad, lo que respaldaría la idea de que la querella tuvo un impacto sobre la imagen pública de los demandantes. Además, no se descarta que los tweets negativos de períodos posteriores se hayan relacionado directamente con la querella”, añade.